miércoles, 20 de julio de 2011

Capitulo 3

Justin: A mí me da igual, pero entonces yo también puedo traer a una amiguita – dijo con cara de enfado.
Scooter: Vale, así seremos más y nos lo pasaremos mejor.
Yo: ¿Y quién es esa amiguita tuya? – dije con voz de celosa.
Justin: A ti que más te da, no era yo tan malo.
Yo: Pues vale no me importa – dije mientras me ponía los auriculares de mi Ipod nuevo.

Pensamiento Romi:
Estaba muy intrigada por saber a quien iba a traer Justin, esta celosa por así decirlo, pero no se porque, yo estaba enamorada de James pero no se Justin me atraía, pero que estaba pensando, quítatelo ya de la cabeza.

Pensamiento de Justin:
No sé ni porque le había dicho eso, a mi me gustaba muchísimo Romi, pero lo he hecho para hacerme el interesante, yo lo único que quería decirle era que no quería que viniera James porque yo solo quería estar con ella. Es que era perfecta, toda ella, desde su bonita, lisa, brillante y castaña melena, pasando por sus ojos grandes y verde pistacho, y sus labios, sus labios eran preciosos, eran medianos, mas bien grandes, carnosos y rojos. Su piel oscura, era morena, y su cuerpo perfecto, era un centímetro o dos más baja que yo, y para que negarlo, estaba bien dotada, estaba muy delgada, y su culo sobresalía un poco de su figura. Era perfecta, por fuera y por dentro.

Narra Justin:
Salimos del aeropuerto, había un pelotón de periodistas y paparazis, que no hacían más que preguntar quién era la hermosa chica que me acompañaba, mis ojos estaban llorosos, no sé si era por tanto flash junto o por saber que la chica de mis sueños nunca se fijaría en mí. Entramos todos en el taxi, al cerrar la puerta, los paparazis acercaron todas sus cámaras intentado sacarle una foto a Romi a través de los cristales tintados. El taxi arrancó rápidamente dejando atrás a todos aquellos pesados periodistas.
Me gustaría haber mirado a Romi, pero mi estúpido orgullo me lo impidió.

Narra Romi:
Las chicas gritaban alocadas el nombre de Justin mientras el ruido del flash de los paparazis y el del motor del coche que se alejaba, y hacía sus gritos más pequeños. Llegamos a la casa, era grande, y de dos plantas, tenía un gran jardín, que conducía por un caminito de piedras hasta la puerta. El taxi paró y bajamos de este, el taxista, muy amable, nos bajó las maletas y las llevó hasta la puerta de la casa. Mi tío tocó al timbre y apareció una chica que parecía muy maja:
Xx: Bueno día Scooter, buenos días Justin – dijo sonriendo – y tu debes de ser Romi, ¿verdad?
Yo: Sí – dije sonriendo.
Xx: Encantada estoy a tu servicio.
Yo: Muchas gracias, ¿eres?
Xx: Me llamo Anne.
Scooter: Bueno, Romi acompáñame que te enseñe tu habitación.
Cogí mi maleta y subí las escaleras en forma de caracol que llevaban a una planta de arriba, grande y luminosa. Había una especie de salón de juegos con un gran sofá, una TV, una Xbox 360, una Play Station 3, un futbolín, un billar, una diana etc…
Justin venía detrás de nosotros, desgraciadamente, cuando vio aquella TV enorme se quedó alucinado, ¡qué mañaco! Mi tío me acompañó a mi habitación, era preciosa.
La desgracia de esta habitación era que la compartía con…

3 comentarios:

  1. odio a justin pero me encantó tu blog, te sigo, un beso ♥

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias ♥ te sigo de vuelta :)

    ResponderEliminar